martes, 31 de diciembre de 2013

KATIUAK 'ES 2014

Ha sido la máquina la que ha mezclado la selección de fotos para crear este collage, pero ha resultado perfecto. Ron y Zuri, al fin los artífices de KATIUAK 'ES, tienen un papel destacado.




¿Brindamos por el nuevo año? Y como dice un buen amigo, que Dios reparta justicia, que suerte no necesitamos.

¡¡Salud!!

domingo, 24 de noviembre de 2013

Cuento para explicarles a los niños algunas cosas complicadas: Bakarilunduna KATIUAK 'ES 2013, Camada B / Yuri

Hubiese querido escribirlo antes, porque siento que he tenido tan poca oportunidad para disfrutar a mi peludito, que me encuentro en deuda con él. Nació a finales de agosto y el disgusto de su parto y el estrés de principios de curso se ha ido llevando esos preciosos momentos...


Preciosa foto que le hizo la tata con la tablet el último finde que compartimos tod@s en Nájera


He comentado alguna vez que me resisto a ponerles nombre, a buscarles nombre, a tropezarme con su nombre al doblar una esquina porque sus hermosos nombres los individualizan y unen a mí por siempre, mientras el alzheimer nos respete. Porque a partir de ese momento, cuando los recuerdo se llaman Zurialaba, Admiral, Khalessi, Adur, Argiduna, Zuriñe, Lizar, Azaro y ahora Bakarilunduna, el único duende de la luna, van unidos a las familias que se los llevaron de mi lado, y son algo más que mis ositos y ositas.

Cuento para explicarles a los niños algunas cosas complicadas.


A ell@s también les gustan los cuentos; Bakar / Yuri, una foto en casa de su nueva familia.

En las noches de luna llena, si permaneces callado y atento, verás saltar los azulitos en la luna.

Todos los gatos son hijos de la luna, pero los azules, con su manto de cielo mantienen una conexión especial con ella. Nunca han terminado de irse de su lado; el pelo de plata y los ojos verdes dan fe de ello (como todo el mundo sabe, la luna tiene el pelo de plata y los ojos verdes, rasgos que brinda a tantos de sus hijos, lamias, anjanas, meigas, gatos...)

Hay tres, dos machitos y una hembrita, especialmente traviesos. Yo lo sé, porque he solido verlos: Saltando de cráter en cráter, levantando nubes de polvo, haciendo nuevas rampas para deslizarse amontonando rocas con sus colas-plumero...

Un amanecer, al más locuelo de ellos, se le ocurrió visitar la tierra. Mirando mirando desde la luna había descubierto la más dulce de las mamás azules y más hermosote de los azules macho. Y tuvo ganas de atusarles los bigotes y cazarles los rabos. Y allá que se lanzó a la aventura y arrastró en la caída a sus hermanos.

Tanta velocidad tomaron en el impulso que se llegaron demasiado temprano, al mediodía de un 27 de agosto caluroso y nublado.

Ese día la luna en su camita de nubes no conseguía descansar tranquila, vuelta a derecha, vuelta a izquierda, un ojo medio abierto, el otro sin cerrar.
- ¿Y los niños?, ¿dónde andarán mis azulitos que no los oigo trastear?-. Y de repente, se despertó sobresaltada -¡Ay, yo diría que los oí llorar!-.
Y envuelta en su bata de plata corrió a buscar al sol para que la dejara mirar.
Sí, allí estaban, pobrecitos, en medio de Nájera, ateridos y sin maullar.
El viaje fue rápido y brusco. La llegada, fea y mortal.
La luna bajó presurosa. Envolvió entre los pliegues de la bata a la damita y al capitán. Y dejó al locuelo que aún quería guerra con el papá y la mamá.

Por eso, en las noches de luna llena, si permaneces atento y callado, verás saltar en la luna un azulito y una azulita, que se persiguen los rabos sin parar.
Pero a veces, se quedan quietos. Miran a Nájera y ahora ya, hacia otro lugar. Es entonces cuando velan los sueños y acarician, desde el regazo de su mamá, las orejitas plata de su locuelo hermano, que ha decidido quedarse, por acá abajo, trasteando y llenando de vivencias azules una casa cerquita del mar.



Bakarilunduna, el único duende de la luna que decidió quedarse acá abajo, Yuri, descansando en casa de su nueva familia. Es especialmente significado que la peque de la casa eligiera este nombre para él. (Como todo el mundo sabe, niños y gatos tiene una conexión especial...)

Mi querido Bakar, que tengas una vida larga y feliz en casa de quienes tanto te han deseado.



viernes, 8 de noviembre de 2013

Lizar KATIUAK' ES 2013, Camada A

Del cielo bajó una estrella...


para quedarse con nosotros.

Tengo necesidad de que mis azulitos se nombren en euskera. Aún hoy no sé por qué: porque son sueños de niñez, por morriña de terruño, porque en mi pronunciación euskérica, que escandalizaría seguro, a cualquier euskaldun zaharra, me gusta como se me enredan y chocan los sonidos en la boca, dejando un gusto palatable y metálico, untuoso y tostado, como de café, como de gato, como de la cocina de mamá de entonces...

L@s peques, cuando nacen, no tienen nombre. Se llaman osit@s, porque ositos parecen, porque el nombre va viniendo sin prisa.

Tiene que pasar muchas cosas, muchos besos y muchas caricias, y también puede que alguna riña. Pero llega.

Recuerdo que su hermanita, Azaro, de capa más oscura, fue primero, porque llevaba Noviembre pintado en la piel...

Pero Lizar... Lizar era una bolita de pelo, cálida y mimosa, una estrellita de color humo, de color ceniza... Y se me fue el pensamiento con ella en el regazo, a una cena con amigos, en una sociedad, en Lizarraga, hace muchos, muchos años, que terminó disfrutando de pan con queso tostado en la brasa de la chimenea... Y busqué Lizar, y Lizar es ceniza, y Lizar es estrella. Y Lizar se llama mi peludita.

En su nuevo hogar, con su nueva familia conserva el nombre. A ellos les trae al presente a alguien especial. De eso se trata, de que nuestros azulitos llenen con su hoy los ayeres de nuestra vivencia...

¡¡Salud!!

martes, 1 de octubre de 2013

Imagen para un aniversario


                                                                         Firmado: La Vida

domingo, 29 de septiembre de 2013

Azaro / Goa KATIUAK 'ES 2013, Camada A

Hipnotizante






Tiene las líneas del Ron y los ojazos de Zuri. Es el sueño de más de un/a criador/a, creedme Me parece guapísima. 

¡¡Muchas gracias por las fotos, por la alegría que referís y por cuidarla tan bien, familia!!


sábado, 28 de septiembre de 2013

Imperecedera, la ternura

En alguna parte de nosotros queda grabado cada uno de los instantes hermosos que protagonizamos o de los que tenemos el privilegio de ser testigos: Yo soy muy rica, atesoro varios.

Comparto con Uds. los que la paciencia, el teléfono y la pericia de Jesús quisieron regalarme hace unos días.




¡¡Salud!!

martes, 17 de septiembre de 2013

Tres Cuestiones profundamente diferentes: Gatos, Raza y Expos (II)

Vamos a seguir.

He comentado en la entrada ''Tres Cuestiones profundamente diferentes: Gatos, Raza y Expos (I)'', que lo primero es saber que nos gustan los gatos.

Si ya tenemos esa cuestión resuelta, vamos con la segunda cuestión: Raza.

¿Cómo te decantas por una u otra?

El camino que más se repite entre los amigos de los gatos que conocemos, tiene mucho en común con el propio. Casi tod@s hemos tenido el privilegio de disfrutar en nuestra vida de comunes europeos y luego llegamos al azul ruso. ¿Por qué, de entre el gran abanico de posibilidades, nos decidimos por él?.

En nuestro caso, les comentaba en la entrada ''De mi niñez, cielo, gatos y canciones... El gato que está en nuestro cielo no va a volver a casa si no estás'',  por qué los azules ruso son mi raza de gatos:
http://tedikatuarentxokoa.blogspot.com.es/2012/05/de-mi-ninez-cielo-gatos-y-canciones-el.html 

Forma parte mi imaginario infantil, con todo lo que éste tiene de certeza absoluta. Es el anhelo de mi niñez y el gato de mi vida. Luego, que esa imagen onírica se corresponda con un porte elegante y una dulzura extrema, que empieces el día o llegues cansada a casa y te busquen hasta que les atiendas, para colmarte de caricias enterrando los dedos en su pelo de algodón y pudiendo descansar tu mirada en la infinitud de sus ojos verdes es... causalidad, porque la casualidad no la concibo: Vuelvo a estar en mi EDDEM particular.


No he tenido la suerte de conocer y/o disfrutar de ningún gatito de las otras razas, pero he leído maravillas acerca de todos ellos. Ni siquiera del Korat, que comparte hasta los ojos verdes, con mi sueño. Pero el gato que estaba en mi cabeza de niña, mi gato, era el Azul Ruso. Frente a aquello que una vivencia como realidades y deseos de niña nada puede el presente con su imperiosa exigencia de pragmatismo.

No hay más razones, no hay menos razones.

Para saber más acerca de la raza, les dejo el enlace a una completísima entrada en un blog que me parece excelente:
http://listadoderazasdeperrosygatos.blogspot.com.es/2012/10/raza-azul-ruso.html
Y agradecer a Juanra desde estas líneas, primero el disfrute que nos proporciona con su trabajo y luego la dádiva de poder referenciarlo.

Este blog ha resuelto dos de mis grandes inquietudes, de las que les daré cuenta en una próxima entrada.

TO BE CONTINUED... (I hope so)



domingo, 8 de septiembre de 2013

KATIUAK' ES 2013, Camada B, un osito disponible para reserva

Sólo tenemos un osito.

El 27 de agosto, martes, las cosas fueron mal, muy mal. El parto se presentó al mediodía, cosa que hasta ahora no había ocurrido, me atrevería a decir que de repente o demasiado pronto. Y la cuna apareció empapada en sangre. Y eso es absolutamente excepcional. Ha habido ocasiones en las que ni una gota ha manchado la camita blanca.

Cuando nos dimos cuenta ya tenía dos peques con ella, y mamando. Ya los había relamido hasta volverlos a la Vida con ese primer masaje materno que les seca y da calor a un tiempo, y al que se dedica infatigable. Pero Zuri estaba dolorida.

Nunca la he oído maullar durante un parto. Y maulló y se revolvió un rato. Va contra su natura de madre que intentará ser lo más silenciosa posible en el momento en el que más vulnerables son, ella y sus crías. Así que tenía que estar dolorida...

Nació un tercer bebé. Pero cuando la mamá no se dedica a él/ella desde el primer instante ya es mala señal. Aún confié en que acaso por el dolor... Y se la acerqué repetidamente. Pero el aguante de un gatín es mínimo. Enseguida se deshidratan o se ven afectados por algún otro tipo de mal que acaba con ellos, si acaso no presentan anomalías congénitas incompatibles con la Vida.

Mi mayor pesar está en el hecho de que intentando que esta peque, porque era una osita, saliera adelante, desplacé a los otros dos de la tetita de la mamá. En una de esas manipulaciones a uno de los dos le dio una mala vuelta.

Es por esto que en la Camada B sólo podemos presentarles a un peque, un tesorito que al disfrutar en exclusiva las atenciones de su mamá, crece por minutos.




Es el objeto de toda nuestra atención y cariño y se encuentra disponible para reserva.

2013.09.04












Lizar KATIUAK' ES, 2013, Camada A ¿Es o no es para estar orgullooooooooooooosa de mis peques?


Acaba de llegarnos. Tiene cinco meses, la cabecita de Ron y los ojos y el manto de su mamá...

                                                                                                                 Lizar KATIUAK' ES, Verano 2013

Preciosa muñequita, te deseo una vida muy feliz al lado de tu nueva familia, en ese terruño que es el paisaje de niñez, donde aprendí a conoceros y reconoceros entre nieblas y nubes...

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Esos ojos verdes...

A veces los niños me sorprenden con un tesoro como éste enterrado en sus teléfonos. Sí, aún son lo suficientemente pequeños para que no les importe enseñármelo...


Esos preciosos ojos verdes que parecen atrapar y condensar toda la luz de la habitación... ¡¡Inconfundible Zuri!!

sábado, 3 de agosto de 2013

Las Otras Bienaventuranzas

Hoy leía de Feadulta, a través de Pedro Zabala Sevilla, en el FB, y hacía propio:

"Felices los que saben apreciar una sonrisa y olvidar un desprecio porque su camino estará lleno de sol."

Hoy he apoyado una mano sobre otra y he vuelto a orar:

Por favor, Dios, ayuda a Zuri para que todo salga bien y a mí para encontrarles buenas familias.

Hoy he acariciado su tripita y:

he vuelto a reconciliarme con las estrellas.

Zuri esta gordita; mis niños vuelven el 15 y creo q los peques tampoco tardarán. Soy una mujer afortunada.




miércoles, 31 de julio de 2013

The Boss and the Princess, fotos 30/7

Yo creo que tenemos una alegría en capilla...



Ron, The Boss















Zuri, the Princess





Tres Cuestiones profundamente diferentes: Gatos, Raza y Expos (I)

Gatos, Raza y Exposiciones.

Desde mi punto de vista, se trata de tres cuestiones profundamente diferentes entre sí.

1º.- Primero están los 'gatos'.

Dice Rosa de perrygatos:

"Lo confieso, tengo debilidad por los gatos. Hay gente que los tacha, injustamente, de traicioneros pero, cuando has convivido con un buen gato, correctamente socializado y cariñoso, te olvidas de todas las tonterías y ves lo que realmente hay delante. Un ser extremadamente limpio y elegante que no deja de sorprenderte día a día.''

Personalmente, yo sabía de mi debilidad por los gatos aún antes de convivir con uno de ellos, Tedi, ¡vaya representante fantástico de toda una especie!.

Y sabía de mi debilidad por los gatos entre otras muchas cosas, por pura comparativa con mi hermano: Él adora a los perros y los perros le adoran a él. Nunca, y fuimos compañeros inseparables toda nuestra niñez, recuerdo que tuviera problemas por acercarse a cuanto peludo nos cruzábamos. ¡Y no hacía falta que se acercara. Los perros venían a él!.

Hoy es el orgulloso propietario de uno de los perros de sus sueños, Odín, un dogo argentino, que no puede ser más cariñoso con su familia.


Odín, me la acaba de enviar mi sobri con el móvil

Pero que Odín sea un cacho de pan no impide que yo le tenga miedo. Miedo.

Ni aunque de niña tuviera la suerte y el privilegio de compartir vida y juegos con Txuri, Jacky y Nuca, los perritos de mis primos. Ni que con la excusa de que era mi regalo, mi padre se comprara un setter inglés, Elsa (que no llegué a saber si era perra pero así la bauticé). Tenía miedo entonces y sigo. No sé si porque la pobre Txuri, una tarde, hasta las narices de todos los niños que le dábamos la lata, me echó el diente. No sé.

Tengo miedo a los perros. Miedo, irracional como buena emoción.

Y es por ese miedo que me dan los perros por lo que sé, por ejemplo, que Lucca es mi perro. Porque no lo sentí cuando vi sus fotos o cuando por fin pude ir a buscarle. Y ya era un galgo afgano adulto. Y sí me han dado ese miedo otros afganos, y sobre todo afganas, en casa de Rafa, por ejemplo.

Y no tengo ese 'miedo' a priori, con cualquier gato. Antes bien, tras la sorpresa que suele ser descubrirlos, sigue la admiración que en general me despiertan. Y ojo, que he visto gatos enfadados y bufando y entonces sí, las bolas de uñas y dientes dan miedo, mucho miedo.


Teniendo claro entonces que nos gustan los gatos, llegamos a la raza.

TO BE CONTINUED (I HOPE SO)...


viernes, 26 de julio de 2013

And the Princess

Zuri, Marisol FELINS


Decir que es una belleza se queda corto. 

A ella me la entregó César el verano siguiente, a cambio de uno de los primeros cachorritos que tuvieran Ron y Zuri en mi casa, Zurialaba. Era un momento vital complicado. Necesitaba un motivo para reconciliarme con la Vida, con mi casa, conmigo misma, en definitiva. Y ella ha cubierto sobradísimamente esa necesidad. Y cada vez que me marca y me reconoce como suya, me hace inmensamente feliz. Y cada vez que la acaricio y me comparte que va a ser mamá, vuelve a reconciliarme con las estrellas.

¡¡Salud!!

The Boss

Ron, LV* ELM'S CAT EKLUSH


César se bajó por él a Cádiz, porque Cordón de Oro se lo había traído desde Letonia. ¡Parece mentira que mi gatito haya visto más mundo que yo!.


Este pedazo gatito fue un regalo de César, en ese momento un desconocido. ¿Quién puede negar que soy una mujer afortunada?.

¡¡Salud!!

miércoles, 24 de julio de 2013

Azaro / Goa

Noviembre es el mes más largo del año. Los días son cortos, grises, fríos y húmedos. Las noches son largas, demasiado largas y pobladas de ausencias, entre un octubre que termina triste y un diciembre navideño que no parece llegar desde hace... ¡uf, tantos años!.

No recuerdo quién me enseñó a mirar por la ventana y dibujar la silueta de un gato con el dedo. Sí recuerdo quién me reñía: mamá. -Te voy a dar un trapo...

Noviembre está plagado de cuatro niños que se aburren en la cocina, de esa frase y de siluetas de gatos grises con reflejos esmeraldas: El cielo plomizo de mi terruño y la hierba, otra vez brillante, pues las hojas de los árboles se las va llevando el viento, justo antes de que el trapo que nunca terminó de darme mamá borrara el entretenimiento...

Y noviembre tiene otra cosa hermosa, junto con este recuerdo. Noviembre se dice Azaro en euskera. Y es una palabra que 'sabe', porque las palabaras saben, ¿sabes?, gustosa. Fuerte, porque suma 'a's y 'o' y delicada, porque la brusquedad de la 'z' se transforma en 's' de terciopelo, en ésta, mi otra lengua.



Azaro se llama Goa en su casa. Goa, con 'a' y con 'o', también suena fuerte (gora) y, quitándole la 'r', delicado a un tiempo Goa se corresponde con un lugar paradisiaco en India que publicitan como la Perla de Oriente.

Pues eso, txikitxo, que tu vida sea, cual junco, delicada y fuerte.
¡¡Salud!! y Suerte.

lunes, 22 de julio de 2013

Vuelta de vacaciones... Y adopciones.


Como seguro os habéis dado cuenta, hemos pasado unos días fuera. 

Entregamos hace ya más de tres semanas a Lizar y a Azaro a sus familias. Luego regresaron nuestros niños, 15 días a tiempo completo, ¡uf! Y después, cuatro de vacaciones para los mayores que se han terminado esta mañana a las siete y media con el despertador golpeando insistente nuestras orejas. 

Bueno, retomamos con más ganas.

Os dejo la imagen que yo sí puedo ver en Mundoanimalia. Son los peques de Zuri y Ron que han salido de mi casa. Cuando habéis venido a por ellos, o hemos hablado después de que los hayáis recibido siempre os comento las palabras de mi chico grande, Juan:
-Mamá, si pasa algo y no pueden tenerl@s diles que nos los devuelvan...
Juan cree que mi casa es un palacio y mis recursos inagotables. Y tiene razón. Para mis peques siempre habrá un espacio y comida en mi territorio. Y si nuevamente he de iniciar la aventura de encontrarles un hogar, lo haré, lo haremos con diligencia y premura. Pero mientras tienen cobijo en mi terruño.
De esta manera, no hago sino corresponder a la ventura que un día trajo a Lucca a mis manos, y posteriormente a Ron, y que pronto os explico.

Voy a hacer un curso sobre 'creación de blog' por ver si ordeno un poco mejor todo este batiburrillo. De todas formas, responde a la premisa con la que lo inicié, compartiros las vivencias felinas, caninas y personales de mi casa. Gracias por vuestra atención.

¡¡Salud!!

jueves, 27 de junio de 2013

Ohhh La leyenda del gato azul

Un blog lleno de historias preciosas.

http://unviejogatoazul.blogspot.com.es/2011/01/la-leyenda-del-gato-azul.html

Yo sí me imagino a una viejita Zuri buscando 'hogar' a sus gatitos...



Mi amiga Irene creo que me imagina a mí en ese papel..., jiji. Me lleva a pensar que, puede que 'contagiados' de la misión de nuestros amigos, los dueños de gatos azules debamos ocuparnos de que cualquier otro gatito, animal criado para compañía, encuentre un hogar. Hermoso propósito.

¡¡Salud!!

viernes, 14 de junio de 2013

Azaro ta' Lizar, Yin y Yang

Que lo disfruten.



Cuatro imágenes de una secuencia completa en la que terminan durmiéndose después de las intensas sesiones de entrenamiento a las que las somete Juan. Lo hacen en esa forma tan hermosa en la se quedan dormidit@s l@s gat@s que comparten jerarquía, como un yin y yang.












viernes, 7 de junio de 2013

Ron, los gatos nos adoptan

Los gatos nos adoptan, como me habéis podido leer en más de una entrada en este mismo blog. Nuestros gatos nos adoptan.

Yo soy una mujer afortunada, he pasado por ese proceso de adopción varias veces: Crisvir, la rubita que nunca llegó a vivir en casa, Mina, Zaspi, Ron...

Intento explicarlo un poco más.

Tengo un amigo que dice que nuestros perros son el reflejo de nuestra parte material, nuestro cuerpo, y que nuestros gatos, se encuentran más cerca del alma. También yo lo siento firmemente así y me pregunto qué parte de mi alma retratan los gatos que me han adoptado, puesto que tod@s ell@s han sido tan distintos y han ejercido su influencia sobre mí en base a esas diferencias.

No todos nuestros gatos nos adoptan, al menos desde el principio. Incluso, algunos vivirán siempre bajo nuestro techo, a nuestro lado porque las circunstancias así se lo imponen. Otros llegarán a adoptarnos por resignación y empeño de nuestra parte (Tedy), ese cariño que se desarrolla con el tiempo y los buenos tratos (Misha), pánico a un enemigo de mayor envergadura como el veterinario (Zuri),...

Pero yo tengo un gato, Ron, que me adoptó a mí, te adoptaría a ti y adoptaría a la humanidad entera si pudiera. Quienes ya le conocéis, podéis avalarme. No sé por qué, si porque es un Azul Ruso, o porque era el gatito que necesitaba en aquel momento de mi vida, para recuperar la fe en mí, y hoy sigo necesitando casi igual.

Míralo.


Desde que se vino a instalar en mi cama sentí que era un príncipe gitano, un galán que enamora desde la profundidad de sus ojos esmeralda.

Es un gato grande, fuerte, con una capa gris plata oscuro y un brillo hipnotizante.



Zuri enamora desde el plata más clarito, pero con su carácter reservado te marca la distancia. Ron, por contra, está deseando que lo acaricies, que le hagas caso, que lo peines, que le permitas marcarte con cabeza, patitas... Sí, es cierto, soy la fan número de uno de mi panterita.



Las fotos se han subido muy mal. Las adjunto en el correo también. ¡¡Salud!!

viernes, 31 de mayo de 2013

Un vídeo de las peques

Que lo disfruten.


Y la mamá desde abajo sin quitarnos ojo. En cada nueva imagen resulta más hechizante mi gatita.


jueves, 30 de mayo de 2013

20 de Abril, KATIUAK' ES 2014 -¿Eres una chica que ha perdido su azul ruso en Logroño?... (2009)

En 2009:
- ¿Eres una chica que ha perdido su azul ruso en Logroño?...
Si, era yo.
-Ay, sí.- Y Misha y el teléfono casi se me caen de las manos. -¿Lo has encontrado?.-
-No, no te llamo porque lo haya encontrado. Te llamo para decirte si quieres el mío.-
Y entonces sí, tuve que sentarme en suelo.
-A ver, a ver, ¿cómo es esto?

Bueno, era César. Y me decía, de forma que me resultó bastante adusta, si quería a su azul ruso, porque él, que se había dedicado a criar durante una temporada, acababa de tener seguidas varias malas experiencias y no quería seguir criando, no quería seguir pasándolo mal.

El tono adusto, sí, forma parte de su manera de ser, pero también las circunstancias de las que no quiso darme muchos detalles en ese momento obraban el resto. Qué le pregunten sino a los míos, a quienes hoy apenas he podido hablar; 'escalomada', me dicen.

2014:
Jope, tantos meses cuidando a la mami, poniéndola fuerte para que esta vez todo saliera bien y una suma de malditos imponderables hacen que tenga esta horrible sensación: impotencia, rabia, dolor, tristeza... Es la última vez, me he dicho. Y me despedido con un besito de la peque, porque creo que era una peque, a la que no hemos podido salvar.

-Hasta pronto, chiquitina, hasta más allá del Arco Iris.-

Ahora que ya han pasado unas horas, no quiero que sea la última vez. Pero tengo que pensarlo muy despacio. Zuri es una campeona y yo tengo un pacto de energía y amor con ella. Tengo que preguntarle y convencerme de si sí o si no.

Os presentamos a los KATIUAK 'ES 2014, cruzando los dedos para que todo salga bien para tod@s.

   Zuri, con los 3 peques ya mamando, después de venir de la clínica. 

KATIUAK 'ES 2014


Vamos a encontrales las mejores familias, Zuri. Gracias por tu esfuerzo y estos tesoros.
¡¡Salud, EDDEM!!





De como llegó Mina a nuestra vida y más

Eran aquellos días de enfado e impotencia, tras haber desaparecido Admiral. Pero no sé si esa mañana de viernes, me puse una prenda del revés o me vestí del revés entera.

Iba a llevar a Samuel al cole. Compramos el pan porque nos sobraban cinco minutos y cuando salimos de la panadería ya marchábamos con el tiempo justo.

Pero nos adoptaron. Así que aún tuvimos que demorarnos más.

Desde el otro lado de la carretera, escudada por el contenedor de basura orgánica, una preciosidad atrigrada en naranja nos eligió. Otro cachorrito un poco mayor, por eso supongo que era su hermano, con la carita arlequinada en blanco nos observaba desde debajo, uniéndose a los coros pero con el miedo bloqueándole.

- Samu, vamos a ver.

Y nos acercamos.

Nos pintó con su rabito, comieron miguitas de pan, se dejaron acariciar, su hermano se dejó levantar y mimar en el aire.

- Mamá, que llegamos tarde, tenemos que irnos.
- Sí, Samu.


Nos fuimos, sin dejar de mirar atrás, viendo como volvían bajo el contenedor. ¡Katxis!

Era uno de esos días en los que tenía que tratar algún asunto en secretaría. Principio de curso, siempre tantas cuestiones por dirimir. Yo y varias otras personas. Quiero decir, tardé.

Al salir del cole, ví a una gatita adulta. Sobre su sexo, las hechuras no dejan lugar a dudas. Por su color, manchas atigradas naranjas sobre capa blanca, pensé que era la mami de los peques. Luego, un segundo, me pareció atisbar a la peque. Y ya, entre el revuelo de las personas que salíamos y las que aún entraban, la perdí de vista, y las muchas tareas pendientes me llevaron a otros pensamientos.

Volví a casa por un recorrido distinto. Para ello, crucé varias carreteras aunque el tráfico en ellas no es especialmente intenso. Al doblar la última esquina para entrar en la calleja que da a mi casa, me llamó. Había mucho ruido porque para llegar hasta aquí, la carretera, ésta sí, es la arteria principal del pueblo, con continuo paso de vehículos en ambos sentidos, pero supo hacerse oír. ¡Qué sorpresa y qué valiente!.

- Pero, peque, ¿qué haces aquí? ¿Cómo me has seguido?... -. Esos ojazos tan grandes en un cuerpín tan pequeño fueron la respuesta. No había nada más que pensar. -Hala, vamos.-

Y sin más, llegamos a casa.

Busqué el comedero que habíamos comprado para Admiral, la latita para gatos, agua... La colmé de caricias y de besos. Y cuando dejó de lado la comida llegó el momento de bajarla al veterinario.

- Unos cuatro meses. -me dijo. Por tamaño, yo no le ponía más de dos, pero la dentadura decía otra cosa. Vacuna, desparasitación interna y externa y mi gran problema. -Es una gatita.-

- Uf. Entonces, tengo que encontrarle una familia,porque Admiral va a aparecer.

Y vuelta a casa. Al ordenador, a hablar con Rosa y las otras asociaciones para ver si le buscábamos hogar. Y a los pocos minutos sonó el teléfono:

- ¿Eres una chica que ha perdido su azul ruso en Logroño?...


Otras apariciones de Mina en este blog:

http://tedikatuarentxokoa.blogspot.com.es/2012/05/mina.html

http://tedikatuarentxokoa.blogspot.com.es/2012/05/katiuakes.html

viernes, 24 de mayo de 2013

Conquistando mi cama II

Y esta es la otra mitad de mi corazón.



Mi niño grande, a ésta, la llama 'Amazona'. ¿Por qué, Juan?. Porque ya tiene dientes, ama. Dejo a la imaginación del lector interpretar el significado de esta respuesta adolescente. Yo como madre, me resisto.



Sigue siendo la más grande, y con un carácter mucho menos movido que su hermana.

En estas fotos, queríamos que se quedase quietita, pero estaba demasiado asustada. Juan lo ha intentado con uno de nuestros peluches.






Pero el resultado de la sesión ha sido muy dispar.

Me quedo con esta para el final, que aún mal enfocada, me parece la más tierna de todas. Espero sepáis disculparme; ni el teléfono ni la fotógrafa dan mucho más de sí.



¡¡Salud!!


Admiral, nuestro primer azul II


Ayer repasaba todos los papeles que genera KATIUAK' ES, porque ya estamos inmersos en la tramitación de los pedigrees para los preciosos KATIUAK' ES 2013.

Y como un poco diógenes que soy, volvía a acariciar la cartilla de Admiral, nuestro primer azul. Sí, la conservo. La conservo como toda la documentación resultado de esos días: los comunicados de la empresa, el atestado que presentó la encargada en la comisaría de Logroño, la tasación del veterinario, las facturas de parking, carteles, fotocopias,... En fin, ya os he dicho que soy un poco diógenes. Y los muchos otros trámites de los que no queda constancia: El intentar personalmente denunciar los hechos y no poder hacerlo porque previamente lo habían hecho sus anteriores propietarios, la noche primera y las noches después que pasé buscándolo, las conversaciones con las personas de la zona, pegando carteles y preguntando.

-¿Azul Ruso? ¿Un gato azul? ¿De verdad existen los gatos azules?- Era una niña con sus padres y su hermanito en silla de paseo, que no pudo abrir más los ojos a la vista del cartel ante tan extraña posibilidad.
-No, es más bien gris. Pero si lo ves, seguramente lo verás pasar corriendo y la sensación que te puede dar es que es de color azul, como en la foto...

En fin. Fueron días duros. Y mucha sensación de impotencia. Mucho pensar en un gatito que nunca había salido de su casa, que debió pasar de los brazos de sus dueños a los míos, y de repente se encontraba lejos de 'su familia', en medio de la ciudad, personas desconocidas, ruido, coches... Y mucho enfado. Sobre todo contra la empresa de transporte. Y muchas ganas de tirarle una piedra a su inmensa cristalera en la que ni por un momento apareció la foto del gato, ni una mención al hecho...

En esos días también, llamé y visité la antigua perrera, donde ya habíamos estado otras veces, para que conocieran de viva voz el caso y dejarles el teléfono. Igualmente llamamos a las clínicas veterinarias que se anunciaban en las guías, por si alguien les hacía llegar un gatito con esas características. La respuesta fue pobrísima: sólo una veterinaria, una señora, Yolanda, creo, con clínica en Paseo Deportivo, que no sé si aún está, incluso me devolvió la llamada que dejé en el contestador, prestándome toda su atención y ayuda. Y a través de interné, nos dirigimos a las protectoras y publicamos anuncios de socorro. Así contacté con Rosa, de Perrygatos, a quién recientemente, he tenido la suerte de llegar a conocer.

Luego un día, crucé los dedos. 'Es un gato', pensé, 'Confía'. Y en la zona, además de la Avenida Jorge Vigón, hay cerca casas con jardín, las calles perpendiculares tienen mucho menos jaleo y direcciones de tráfico únicas, el descampado de lo que fue el Hospital San Millán... Crucé los dedos.

Y fue por interné también que al cabo de un mes, más o menos, leí el anuncio de Lourdes. Había visto un gato gris, por una calle cercana. Llamé, quedamos y ¡fíjate!, había pasado un mes y el sitio donde ella lo vio, no distaba 800m. de la oficina de transporte. Pero aunque volvimos otras tardes-noches y pusimos de nuevo carteles donde se habian caído, o los habían hecho caer, no hubo manera. Admiral no apareció.

Como no he desistido en mi empeño, y mis conocidos lo saben, cada cierto tiempo me llegan anuncios y no dejo de llamar.

Hace un año, más o menos, la larga conversación que mantuve con la persona que anunciaba haberse encontrado un cruce de azul ruso y lo daba en adopción, y que resultó ser la criadora de Caniches de Logroño, me volvió a dar una gran alegría. Una familiar suyo por aquellos días, habia estado acariciando en una parada de autobús de la zona a un gatito supermimoso al que no se llevó con ella porque ya tenía otro u otros gatitos en casa.

Volvimos a retomar conversación, Lourdes y yo, y concluimos en un cálido abrazo, esta vez cibernético, que al igual que Ron, Mina y Zuri llegaron de forma extraordinaria a consecuencia de aquel lance a mi vida, Admiral había tenido que encontrar una familia hermosa que lo acogiera y lo quisiera como sólo un azul ruso sabe hacerse querer.


Con ese convencimiento, agradecida por el amor de mis peludos y la experiencia única de poder criar, escribo estas líneas, deseando que quien te disfrute te colme de atenciones y cuidados.